lunes, 19 de febrero de 2007

El arma secreta de la conquista de América

Aunque no hay acuerdo sobre la cifra de habitantes del continente americano en la era precolombina (según las fuentes puede oscilar desde 90 millones a sólo 13,5 millones), pero en cambio parecen estar de acuerdo en que, a finales del siglo XVI, de ese total, sólo quedaba el 10%.

En la Dominicana, por ejemplo, de una población estimada en 1493, de 3,7 millones de habitantes, pasaron a sólo 15.600 en 1518 y sólo un año después, la cifra se redujo a sólo 125 aborígenes.

En Perú, de los 6 millones habitantes estimados en 1532, quedaba tan sólo un millón noventa años más tarde.

¿Cómo pudo suceder semejante exterminio, para nada comparable a cualquier otro, en cualquier momento de la Historia? La respuesta es fácil: no los pasaron a cuchillo, ni los llevaron sistemáticamente a las cámaras de gas o al paredón. Y aunque masacres hubo para llenar códices enteros, la mejor arma de los conquistadores fueron sus virus: el paludismo, la viruela, el sarampión, la tuberculosis, disentería, fiebre tifoidea… estas fueron las verdaderas armas.

El americano Jared Diamond, en su libro “Armas, gérmenes y acero”, explica perfectamente los factores que llevaron a semejante situación y a otras muchas a lo largo de la historia, en un libro altamente recomendable.

Los gérmenes, y la mayoría de las enfermedades de origen humano provienen de la relación con los animales. La ganadería formalizó esa relación y gracias a la facilidad de algunos organismos por adaptarse a nuevas especies, comenzaron a aparecer nuevas enfermedades que diezmaron Europa, como la peste bubónica (que afectaría también a America pero ya a principios del siglo XX).

En el momento de la llegada de los europeos a America (también los portugueses portaban virus "ganadores"), muchas enfermedades para los que los europeos tenían cierta inmunidad, fueron mortales para los pobladores de aquellas tierras.

Y de todo este cúmulo de muerte, el resultado fue la escasez de personal, de mano de obra, asunto que se solucionó trayéndose de África barcos llenos de personas, transportados como una mercancía más y en calidad de esclavos.

La historia de América y la del mundo no se entendería sin los virus, como tampoco sin las armas ni el acero. Son los poderes que siguen dirigiendo el mundo como han dirigido la historia. Ahí tenemos el Sida, el ébola, el mal de las vacas locas o la variante H5N1 de la grive aviar, por citar enfermedades recientes que son los nuevos retos a afrontar, además de las cepas mutágenas de la gripe, que también mata, como mató hasta diezmar Europa en 1918:

La influenza, o más exactamente la gripe española, dejó su huella de devastación, tanto en la historia del mundo como en la de Estados Unidos. El asesino microscópico dio la vuelta al mundo en cuatro meses, y cobró más de 21 millones de vidas. En Estados Unidos murieron 675.000 personas por causa de la gripe española —más víctimas que en la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, la guerra de Corea y la guerra de Vietnam juntas. Las compañías farmacéuticas trabajaban día y noche para producir una vacuna, pero el virus desapareció antes de que se pudiera siquiera aislarlo”.






3 comentarios:

Jeanfreddy dijo...

Parece que se asomara una posible visión de Holocausto particular? porque cuchillo hubo, las masacres que nos has revelado. Tampoco podemos decir que hubo ausencia de malicia en los conquistadores. Los indígenas americanos fueron arrasados... y no hay monumentos sino de Colón.

Pacocho Corbeira dijo...

La llegada de los europeos a America es de los hechos históricos mejor documentados de la Historia. Evidentemente que se dieron toda clase de aberraciones, con permiso de la religión, que echaba agua bendita. Hay muchos episodios desconocidos que deberían sacarse a la luz. Algún día prometo incidir en este mismo tema con algún otro post.

Manu dijo...

Los Incas o Quechuas, sabian de la llegada de los Españoles (ellos los llamaban viracochas)sus oráculos profesaron hace muchos antes sobre su llegada, los Incas los creian Dioses y no hicieron nada por prepararse para enfrentarseles, la viruela que arraso a muchos habitantes, la definieron como la enfermedad de castigo por parte de los Viracochas ("españoles").
Hay tanta historia sin contar....Sería bueno saberla..