miércoles, 7 de febrero de 2007

La legalización de las drogas

El conseller de Interior de la Generalitat catalana, Joan Saura, se manifiesta a favor de la legalización de "todas las drogas".

Es este un viejo debate, pero la novedad estriba en que es la primera vez que un político, al menos por nuestros pagos, se afirma en tal posicionamiento, (aunque posteriormente fue matizado, suavizado y atenuado por diferentes voces de su partido).

Sabíamos de la opinión a favor de Gilberto Gil, ministro brasileño de Cultura y excelente músico.

Sabíamos también de la propuesta de Gabriel García Márquez en favor de hacerlo en su país, Colombia, para erradicar la violencia que genera el estado de ilegalidad actual.

Lo había hecho también, hace año y medio, Fox, en México.

Y otras muchas voces, destacadas, conocidas e influyentes, se postularon en favor de una necesaria legalización de las drogas. Es curioso, que a favor de esta legalización estén a favor tanto personas de ideología liberal, como de izquierdas. No es cuesion de color político, sino que pese a partir de diferentes enfoques, convergen en las razones esenciales. O incluso, llegan a la misma conclusión por diferentes razones.

El asunto es peliagudo, tal como se plantea, porque, el principal problema en temas de drogas es el de la desinformación. No se enseña qué son las drogas, cuáles son, ni que problemas pueden acarrear. Las drogas actuales van muy por delante de los medios de comunicación.

Los gobiernos no están interesados en estudios globales más allá de la cuenta de resultados de la Seguridad Social y del gasto que el consumo de drogas acarrera. No actúan de igual modo con el alcohol. Por eso, la información que nos llega es contradictoria, sesgada, parcial, incompleta y muchas veces, errónea.

Por ello, rogaría primero a los gobiernos (aunque sé que no me leen) que se tomaran en serio el tema en cuanto a su labor formativa e informativa. Que deben reconocer que la política de ley seca que llevan aplicando los últimos treinta años sólo les está llevando a que las cifras se les vayan cada vez más de las manos. Es hora de reconocer que esa política no funciona. Y a partir de ahí ver como se puede regular para llevar a la legalidad a lo que hoy se condena a la ilegalidad.

Bienvenidas sean las palabras de Saura, si sirven para alentar un debate que estaba dormido y que nunca debe dejarse dormir.









2 comentarios:

Gaia dijo...

De acuerdo con que la ley seca solo produce más problemas, ya es hora de la conciencia, antes que la prohibición. Interesante tema
Me gusta tu blog, checa el mío saludos

Alfons dijo...

El problema creo que se basa en el propio país. Este es un país en evolución pero a años vista de otros donde esta ley esta aceptada. Socialmente no estamos preparados para este cambio y no solo falta información , sinó formación cultural.